martes, 12 de mayo de 2015

Hazme prometer que seré lo que quiero ser. O que moriré intentándolo. Hazme prometer que cada día despertaré buscándome y, cada noche, me dormiré un poco más cerca de encontrarme. Que nunca seré igual a los demás. Que siempre seré yo mismo. Hazme prometer que lucharé por superarme. Que el tiempo me hará crecer en lugar de envejecer. Que cada día seré más grande de lo que fui el día anterior y más pequeño de lo que seré el día que esté por venir. Hazme prometer que perderé sabiendo perder y que ganaré sabiendo ganar. Que nunca tiraré la toalla. Que no volveré a cometer los mismos errores. Que no tropezaré en las mismas piedras. Hazme prometer que nunca esperaré por nadie. Que nunca daré un paso atrás. Que tendré la valentía de seguir hacia adelante aunque duela. Que sabré olvidar. Hazme prometer que sabré reír y que sabré llorar. Que sabré querer y que sabré odiar. Que haré feliz a quien comparta mis días. Hazme prometer que nunca prometeré nada que no pueda cumplir y que cumpliré todo lo que prometa. Hazme prometer que nunca te fallaré. Y, sobre todo, hazme creer en mis promesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario