miércoles, 1 de abril de 2015

Ahora nos parece gracioso pensar que los humanos alguna vez creyeron que la Tierra era el centro del universo, pero seguimos creyendo que somos el centro del planeta. Creemos que estamos antes que todo lo demás, tal vez porque nos da miedo pensar que no estamos solos y que somos parte de algo más grande. Nos da igual matar cerdos, vacas, gallinas, personas de otros países, pero no matamos a nuestros vecinos; no a nuestros perros o gatos, aquellos que llegamos a amar y comprender.
¿Matamos simplemente porque podemos, porque siempre lo hicimos? Tan solo demuestra lo poco que aprendimos, que seguimos actuando primitivamente con agresión, en lugar de desarrollar el pensamiento y la compasión.
Solo nuestras acciones van a perdurar.
Nos hemos "desconectado", adoramos a personas que no conocemos personalmente. Vivimos lo extraordinario a través de una pantalla, pero vemos lo ordinario en todo lo demás. Esperamos que alguien traiga un cambio sin pensar en cambiarnos a nosotros mismos.
Las elecciones podrían ser como tirar una moneda al aire, dos caras en una misma moneda, y con eso se crea la ilusión de elección, de cambio. Pero el mundo sigue igual.
Necesitamos líderes, no políticos. No esperes más el cambio y sé el cambio que quieres ver en el mundo. No llegamos aquí por tener el culo en la silla. La raza humana no ha sobrevivido por ser la más rápida o la más fuerte, sino por haber trabajado en equipo. Ya dominamos el "arte" de matar, ahora conquistemos la alegría de vivir.
No se trata de salvar el planeta. El planeta va a seguir existiendo con o sin nosotros. La Tierra ha existido durante miles de millones de años, y con suerte, cada uno de nosotros vivirá unos 80 años. Somos solo un instante en el tiempo, pero nuestra influencia es para siempre.
Somos los rostros de todos los que existieron antes que nosotros. Y ahora es nuestro turno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario