domingo, 2 de junio de 2013

Mas no lo maté con armas, 
le di una muerte peor: 
¡lo besé tan dulcemente
que le partí el corazón! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario