domingo, 2 de junio de 2013


Mas no lo maté con armas, 
le di una muerte peor: 
¡lo besé tan dulcemente
que le partí el corazón! 
Tu voz es el cielo
para un pájaro que no ve

(Haz que no muera sin volver a verte)

Por mis venas

Tengo ronca el alma de quererte
en esta soledad llena que me ahoga.
Tengo los ojos llenos de luz de imaginarte
y tengo los ojos ciegos de no verte.
Tengo mi cuerpo abandonado al abandono
y tengo mi cuerpo tiritando de no poder tocarte.
Tengo la voz tosca de hablar con tanta gente
y tengo la voz preciosa de cantarte.
Tengo las manos agrietadas de la escarcha
y tengo las manos suaves de en el cielo acariciarte.
Tengo soledad, luz, alegría, tristezas,
rebeldías, amor, sonrisas y lágrimas,
y también te tengo a ti, preciosa,
caminando por las venas con mi sangre.