martes, 10 de enero de 2012

BÉSALA.

Pero no le digas que la quieres
porque te quemará los labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario