miércoles, 9 de noviembre de 2011

Él ya no piensa en sus preocupaciones ni en el e-mail del trabajo. Ella olvidó los libros, maquillaje y su trabajo pendiente.
Sobre la cama, dos cuerpos pactan la primera tregua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario